Archive | junio 2012

Ventilación cruzada

La ventilación cruzada depende de dos factores que cambian continuamente: la disponibilidad y dirección del viento. En consecuencia, es una fuente poco fiable para proporcionar flujo de aire y confort térmico. La ventilación cruzada en el viento crea una zona de alta presión, en lado de barlovento en el edificio y una zona de baja presión en el lado de sotavento, el aire a través del edificio. La presión es más alta cerca del centro de la pared de barlovento disminuyendo a los bordes como el viento encuentra otras maneras de moverse por el edificio, el viento preferible moverse cerca del centro o las zonas de alta presión.

El flujo a través de un edificio está relacionado con el tamaño de las aberturas (ambas entradas y salidas), además de las restricciones de flujo de ruta, mobiliario y la distancia entre las aberturas.

Leer Más…

Anuncios

Sistemas de ventilación natural

Los sistemas naturales de ventilación dependen de las fuerzas motrices naturales, como la eólica y la diferencia de temperatura entre un edificio y su entorno, para conducir el flujo de aire fresco a través de un edificio. Ambos trabajan sobre el principio de aire que se mueve desde una alta presión a una zona de baja presión.

Los sistemas naturales de ventilación suelen integrarse en los sistemas de construcción, donde hay algo de soporte mecánico, los cuales son llamados de modo mixto o de los edificios híbridos de ventilación. El principal beneficio de  sistemas mecánicos de ventilación es que hay menos imprevisibilidad de las condiciones ambiente interior, a pesar de que se traducirá en un consumo mayor de energía.

También pueden mejorar la calidad del aire interior del edificio. Los edificios diseñados con sistemas óptimos de ventilación natural a menudo proporcionan ambientes muy confortable y agradable para los ocupantes.
Leer Más…

Buenas prácticas para los días de verano:

En estos días calurosos, no es necesario prender el aire acondicionado todo el día, gastar más energía eléctrica y seguir contribuyendo al aumento de la temperatura para mantener la casa fría durante los calurosos días de verano , solo hay que saber aprovechar lo que ya tenemos y utilizarlo en el momento oportuno.

  1. Durante las horas críticas del día, cierra cortinas y ventanas para evitar que la casa se caliente. Especialmente aquellas a las que les pegan directo los rayos del sol.
  2. Instala ventiladores en las habitaciones donde te encuentras normalmente; ya sea la alcoba, la sala, el comedor… El consumo de energía de estos es mucho menor que el del aire acondicionado.
  3. Antes de echar a andar tu aire acondicionado, asegúrate de que haya recibido mantenimiento recientemente. Lo más recomendable es que el filtro se limpie cada mes, para evitar que las partículas de polvo obstruyan el paso del aire y hagan trabajar más al compresor.
  4. Utilizar un ventilador mas aire acondicionado es una buena idea. De esta forma, el aire fresco se propagará más rápido en la habitación y podrás mantener el termostato del A/C en un número mayor.
  5. El termostato del aire acondicionado hay que mantenerlo en un rango de 24ºc a 26ºc, esto hará que se reduzca el consumo energético.
  6. Si aún no te has cambiado a los focos fluorescentes, este es el mejor momento para hacerlo. Utilizan el 75% menos de energía que los incandescentes y producen 75% menos calor que los mismos.
  7. Cuando baje el sol, aprovecha abrir todas las ventanas y cortinas de tu casa. Si hay viento, deja que corra libremente por todos los espacios para refrescar; si no, mantén abierto todo y prende el ventilador.