Auditoría energética

Para poder diagnosticar cuál es el grado de eficiencia energética de un edificio, hay que se haga una auditoría o diagnóstico energético, incluyendo un análisis minucioso del funcionamiento del edificio desde el punto de vista energético.

Este estudio, que habitualmente se contrata a una consultora externa, tiene como objetivo principal detectar el grado del posible derroche de energía en un edificio y priorizar propuestas de mejora.

A pesar de este apoyo de expertos exteriores, es importante que el gestor energético tenga el criterio para contrastar la información y participar activamente en las decisiones necesarias para mejorar la eficiencia, que puede ser tan sencillo como ajustar algunos parámetros a las instalaciones existentes o tan complejo como renovar sistemas enteros.

Los objetivos que persigue la realización de auditorías en los edificios son los siguientes:

  • Fomentar el uso racional de la energía.
  • Promover la utilización de energías renovables o nuevas tecnologías de alta eficiencia energética.
  • Mejorar la gestión energética con la implantación de sistemas de gestión altamente desarrollados.

La realización de auditorías, tendrán como mínimo el siguiente contenido:

  • Descripción de la orientación del edificio.
  • Descripción de la piel del edificio: cerramientos, ganancias por radiación solar, etc.
  • Actividad del centro: evaluación de las cargas térmicas internas y perfil de uso.
  • Descripción de los servicios energéticos: climatización, iluminación, ACS, otros.
  • Consumo eléctrico debido a la iluminación.
  • Consumo eléctrico debido a la refrigeración.
  • Consumo térmico de la refrigeración. Evaluación del COP o eficiencia energética los equipos productores de frío. Este análisis también se puede hacer de manera teórica a través de las características técnicas de los equipos.
  • Consumo eléctrico o de gas debido a la calefacción.
  • Evaluar rendimientos actuales de los equipos de calefacción.
  • Análisis del estado actual de los equipos productores de frío y calor.
  • Estado general del mantenimiento de las instalaciones: estado del calor fugado,
    fugas, oxidados …
  • Dar estimación de la pérdida de rendimiento en función de la edad de los equipos
  • Consumo eléctrico total del edificio.
  • Consumo de agua.
  • Establecer ratios de consumo por m y año (con indicación de la superficie de referencia, útil o construida), y dar recomendaciones y datos comparativos.
  • Análisis del sistema de control actual.

Ciclo de diagnóstico, propuesta, implantación, comparación y reiniciación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: